Ir a Página de Inicio

¿Cómo encarar psicológicamente una dieta?


Cualquier dieta para perder peso implica seleccionar los alimentos que se van a consumir y la forma de cocinarlos. Es necesario que la persona que decide adelgazar se fije el objetivo de eliminar el exceso de peso. Para ello, es necesario mentalizarse positivamente ante la dieta y los nuevos hábitos alimenticios. Si encaras una dieta de forma negativa, sin ganas, seguramente terminarás abandonándola. Busca junto a un profesional la dieta adecuada para tus gustos y necesidades.

Siempre consulta a un profesional de la salud nutricional a la hora de comenzar una dieta. Él o ella te ayudará a crear el menú de acuerdo a tus necesidades. La imaginación también es importante a la hora de comprar alimentos, variar las recetas, condimentar los platos y sustituir los métodos de cocción menos convenientes. Por ejemplo, una porción de pescado blanco fresco, adobado durante dos horas con jugo de limón y hierbas aromáticas y asado a la parrilla, acompañado con una guarnición de verduras hervidas al valor, es un plato sano, nutritivo, de riquísimo sabor, saludable y con muchas menos calorías que si ambos ingredientes se fríen, como se hace frecuentemente.

Después de varios días de iniciar una dieta, aprenderás a calcular el valor calórico de los alimentos y la cantidad que se debe consumir de cada uno. Al principio medir y pesar lo que comemos puede resultar una tarea engorrosa, pero con el correr de los días y las semanas esto se hace bastante automático y, por ende, más rápido. Esto incluso te permitirá salir a comer a un restaurante, por ejemplo, y seleccionar lo que vas a comer y la forma en que deberá estar cocido, para no abandonar tu dieta. Si se trata de una comida en casa de amigos o familiares, hay que avisar lo que uno puede comer para no crear problemas a los anfitriones o llevar preparada una cena individual. Si crees que no podrás resistir la tentación ante las bebidas o alimentos “prohibidos” que otros consumen, puedes comentar que estás intentando bajar de peso o dejar esos alimentos. Tus amigos probablemente te ayudarán para no tentarte. En todo caso, promete una futura visita cuando termines la parte más estricta de tu dieta.

Adaptar la dieta a la vida moderna

 

Una de las mayores dificultades para emprender una dieta para reducir de peso radica en poner la excusa de “los tiempos modernos”, aludiendo a una gran carga horaria laboral y a la reducción del tiempo para comer sanamente y ejercitarse con regularidad. Esto no contribuye a mentalizarse positivamente ante los nuevos hábitos alimentarios que se desean adquirir.

Frecuentemente se atribuye el hecho de no poder cocinar y consumir comidas sanas a la agitada vida moderna, a que muchos hombres y mujeres trabajan fuera de casa, a lo que se agrega el bombardeo publicitario de comidas rápidas enviadas a domicilio. Sin embargo, en la actualidad se dispone de electrodomésticos –freezers, horno microondas, multiprocesadoras, minipimers–que permiten y facilitan la preparación de varios platos en un día a la semana, su conservación en porciones (en tappers, por ejemplo), y su descongelamiento en el momento adecuado, a la hora de comer, de modo de poder disponer de ellos rápidamente cuando uno regresa del trabajo.

Si aún así crees que es imposible adecuar una dieta a tu vida actual, te sugerimos consultarlo con tu médico nutricionista. Quizás también debas consultar con un/a psicólogo/a, para tratar puntualmente tus dificultades para adquirir hábitos alimenticios saludables.


CuerpoyEstetica.com - Copyright ® 2014 - Todos los derechos reservados.